miércoles, 23 de julio de 2014

Cuento reflexivo: El burro descontento

Había una vez un burro descontento. Era pleno invierno y los días de frío y lluvia le obligaban a permanecer encerrado en el establo. Además, la paja seca e insípida tampoco era de su agrado, y sólo deseaba que llegase pronto la primavera para comer la fresca hierba del prado.

Llegó la esperada primavera, aunque apenas pudo saborear la hierba porque su dueño empezó a segar todo el prado para alimentar al resto de sus animales. Al burro le tocó cargarla sobre su lomo, por lo que ya estaba harto de la primavera, y deseó que llegase el verano.

Cuando llegó el verano tuvo que transportar las mieses y los frutos de la cosecha. Sudó y se agotó de tal manera que contaba ya los días que quedaban para el otoño. Empezaron a caer las hojas y al burro le seguía esperando el trabajo: era época de vendimiar y de recoger otros frutos del campo, por lo que las jornadas duraban de sol a sol.


Por eso, cuando llegó el invierno, descubrió que era la mejor época del año: no debía trabajar y descansaba y comía a placer. Y, recordando lo tonto que había sido, se dio cuenta de que para ser feliz sólo hay que conformarse con lo que uno tiene.



Fuente: Revista Pronto.
Crédito de imagen: eldesastredemaria.deviantart.com (Esfinge de Balazote, en Albacete)

No hay comentarios:

Publicar un comentario