sábado, 28 de noviembre de 2015

Cuento reflexivo: La princesa de fuego



Hubo una vez una princesa rica, bella y sabia como ninguna. Cansada de pretendientes falsos, hizo publicar que se casaría con quien le llevase el regalo más valioso, tierno y sincero. El palacio se llenó de obsequios de todas las clases. Y,entre ellos, descubrió una piedra. Intrigada, hizo llamar a quien se la había regalado. Se trataba de un joven que le dijo:

- Esto es lo más valioso que os puedo entregar. Es mi corazón, duro como una piedra. Sólo cuando se llene de amor, será más tierno que ningún otro.

La princesa quedó tan enamorada que no se separaba de la piedra y, durante meses, lleno de obsequios y atenciones al joven, pero éste seguía siendo duro como la piedra que le había regalado. Desanimada, un día, arrojó la piedra al fuego. Al momento, vio cómo se deshacía la arena que la cubría y de su interior salía una bella figura de oro. Entonces, comprendió que ella tendría que ser como el fuego, para separar lo inútil de lo importante. Y así, se propuso cambiar su reino: acabó con lo innecesario, las joyas, el lujo y los excesos, y se dedicó a lo esencial, que la gente tuviera alimentos y libros.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Cuento reflexivo: Maestra, ¿qué es el amor? [Jorge Bucay]



-¿Maestra, qué es el amor? - preguntó un niño en clase a su profesora. Ella pensó que para mostrárselo podría crear una actividad que les hiciera entender el amor fácilmente. Les pidió a todos los niños de clase que salieran al patio y les trajera algo que les hiciera llamar la atención y su porqué. Los niños salieron emocionados al patio y cuando volvieron, la maestra les pidió que mostraran lo que habían encontrado.

-Yo traje esta bonita flor porque olía muy bien.

-Yo esta mariposa, mire que colores tan llamativos.

-Yo traje este pajarito que encontré en un nido.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Rumpelstiltskin



Tratando de parecer más importante delante del rey, un pobre molinero le miente afirmando que su hija sabe hilar tan bien que puede convertir la paja en oro. Asombrado por tal proeza, el rey le dice que lleve a la chica al día siguiente al palacio, donde la introduce en una habitación llena de paja y le ordena convertirla en oro usando una rueca y un carrete. El rey le advierte que, de no lograrlo, morirá.

Mientras pasa el tiempo sin saber qué hacer, sola y desesperada, la mujer comienza a llorar, cuando de repente se aparece un duendecillo, quien le pregunta el motivo de su llanto. Enterándole de lo que sucede, el duende se ofrece a realizar el trabajo, a cambio de un premio. La hija del molinero le promete entonces su collar. De esa manera, el misterioso hombrecillo comienza a hilar la paja, que se convierte en oro, hasta transmutarla toda.