lunes, 20 de abril de 2015

Cuento reflexivo: La generosidad




Un día me encontré con un antiguo vecino al que hacía tiempo que no veía. Me comentó que lo estaba pasando muy mal por la crisis pero que tenía unos vecinos que lo estaban pasando peor, que era un matrimonio con siete hijos y con apenas nada para llevarse a la boca.

Le pedí la dirección y decidí ir a llevarles un saco de arroz para aliviar un poco sus problemas. En cuanto abrieron la puerta y vieron lo que les traía, se les iluminaron los ojos. Los hijos se comportaron como si se tratara de una fiesta y le pidieron a la madre que pusiera agua a calentar para hacer de comer, cosa que ella no dudó un segundo. Cuando acabó, se fue con el arroz que había hecho y cuando volvió le pregunté a dónde había ido, a lo que ella contestó:


- A llevárselos a los vecinos, que también están pasando hambre.

Entonces, me di cuenta de lo importante que es la generosidad: no importa que seas rico o pobre, que te sobre algo para compartir o que apenas tengas nada, lo que cuenta es que quieras ayudar a los demás, aunque sea con lo pongo que se tenga.


Texto: Revista Pronto.
Créditos de imagen:

No hay comentarios:

Publicar un comentario